img-book
SKU: COMDIS Categoría:

Cómics Made in Spain

Cómics Made in Spain

15,95

Cantidad
Navegar por lista de desos
Acerca de este artículo
Descripción

Cómics Made in Spain narra de un modo ameno y accesible la historia que hay detrás de los primeros artistas españoles que consiguieron dibujar para Marvel y DC, transformándose en algunos de los dibujantes de superhéroes más populares del momento, a través de entrevistas en profundidad en las que se repasa la carrera de cada autor y en las que nos explican sus técnicas de dibujo con todo detalle, desde el guión al acabado final.

Un libro profusamente ilustrado que hará las delicias de todo aficionado al comic book USA, desde el lector ocasional al aspirante a profesional.

Koldo Azpitarte, aprovechando la relación que ha ido desarrollando a lo largo de los años gracias a su trabajo en medios como Trama o Dolmen, ha llevado a cabo un libro en el que ha invertido varios años de su vida, y en donde se descubre todo tipo de interioridades de Carlos Pacheco, Salvador Larroca, Paco Díaz, Pasqual Ferry y Carlos Ezquerra, desde cómo llegaron a ser algunos de los dibujantes más internacionales de la historieta española, a cuáles son sus filias, sus fobias, sus entintadores favoritos, sus técnicas de dibujo con todo tipo de detalle…
Comics Made in Spain narra de un modo ameno y accesible la historia que hay detrás estos autores, repasando la carrera de cada autor y con numerosos dibujos, desde el inicio de sus carreras hasta lo más reciente.

Destacar que si la el libro funciona en lo que a ventas se refiere, habrá una continuación en breve, analizando por igual la carrera de los autores que siguieron la estela de Pacheco, Ferry o Larroca.

GENERACIÓN WARREN

Aunque este libro está dedicado a los dibujantes que, desde inicios de los 90 hasta la actualidad, han ido desarrollando su carrera profesional en los Estados Unidos, sería injusto dar a entender que fueron los primeros en trabajar para el mercado estadounidense. La llamada Invasión Española de principios de los 70 supuso que en las revistas de la editorial Warren publicasen un elevado número de autores españoles a través (fundamentalmente) de la agencia Selecciones Ilustradas. Este capítulo, que merecería ser un libro independiente, con entrevistas a los autores supervivientes y una correlación detallada del excelente material que produjeron durante más de una década, es un pequeño homenaje a esos precursores casi desconocidos para los más jóvenes lectores.

La mayoría de estos dibujantes que en los 70 revolucionaron el mercado de los magazines de cómic en blanco y negro están en la actualidad retirados de esta industria. Habría que preguntarse si un medio artístico como el nuestro puede soportar una sangría de talentos como ésta sin que afecte de algún modo a su crecimiento y evolución. De hecho, el único que prosiguió hasta bien avanzados los 90 trabajando para el mercado USA fue Esteban Maroto y tampoco él sigue hoy en día muy en activo en el mundo del cómic (excepto algunas cosas para Bonelli).
Carlos Ezquerra pertenece a una generación posterior pero sus inicios como dibujante de agencia para el mercado británico a través de Bardon Arts y su posterior salto al mercado norteamericano le emparenta en cierta medida con esta ilustre generación perdida y lo sitúa como una especie de eslabón perdido entre la Generación Warren y la Generación Marvel UK.
(…)

Por su parte, uno de los hermanos Bruguera, asociado con Luis Llorente, fundó Creaciones Editoriales y centró sus esfuerzos en el suministro de historietas al mercado británico y holandés, saludable mercado éste (y por extensión el de los Países Bajos) para el que muchos españoles dibujaron y dibujan hoy en día.

Así, con tres agencias importantes radicadas en Barcelona, llegamos a los años 70, momento en el que Toutain decide viajar a los Estados Unidos en busca de nuevos mercados, animado por la pujanza del dólar como divisa.

La editorial Warren (famosa por sus magazines de terror para adultos Vampirella, Eerie o Creepy) fue fundada en 1958 por Jim Warren, quien relata en el magnífico libro The Warren Companion cómo llegó Toutain a sus oficinas en 1971 y consiguió que sus dibujantes pasasen a ser presencias habituales y casi necesarias en sus publicaciones: Su nombre era Josep Toutain. No me había puesto en contacto con su agencia. Eran las 4:00 de la tarde en mi oficina de Nueva York cuando mi secretaria, Liz Alomar, me dijo: “Mr. Toutain ha venido a verte”. Yo le contesté: “Liz, no tiene cita. Ya sabes que hoy me tengo que ir pronto porque tengo una cita a las 4:30”. Ella replicó: “Mr. Toutain quiere enseñarte muestras de sus artistas. Es representante de un estudio”. En Warren Publishing recibíamos cinco de esos vendedores por día, y le dije: “Liz, no es el momento”.

PASQUAL FERRY

El shock de la primera vez que alguien te entinta es terrible. Es una sensación tan desagradable que aunque el entintador sea bueno, no lo puedes soportar. Yo tuve muchos problemas con el entintador de Heroes for Hire, Jaime Mendoza. Yo creía que mi dibujo perdía, pero el caso es que él era un buen entintador y lo ha demostrado posteriormente. Era el primer entintador que lo hacía de un modo regular y no lo terminaba de asimilar. Otras veces he trabajado con supuestas estrellas del entintado y tampoco han conseguido un resultado satisfactorio para mí. Cuando trabajé con Cam Smith, por ejemplo, mi estilo quedaba blando, sin fuerza… y él era casi más estrella que yo en el cómic.

CARLOS PACHECO

¿Falta de apoyo en aquella época por parte de Marvel? Hombre, trata de imaginar cómo puede ser tu ánimo hacia el trabajo cuando ves cómo van cercenando una a una las cabezas de todos aquellos que han sido tus compañeros de trabajo durante años, cómo Marvel se va poblando de editores que afirman despreciar todo aquello que, en principio, era lo que apreciaba la directiva anterior, y cómo los jefes publican a voz en grito cómo van a acabar con cualquier reducto de lo que era la Marvel a la que tu creías pertenecer. Nunca tuve ningún problema personal con la nueva Marvel ni digo con ello que no tengan razón en muchos de sus argumentos, simplemente dejo entrever lo insostenible que para mí era aquella situación. No me cabe duda que, de haber aceptado trabajar para la Línea Ultimate, tal y como me ofrecieron, me hubiese adaptado al nuevo grupo humano y sus directrices de trabajo, pero la tentación de trabajar con personajes que me habían sido vedados por años era muy fuerte.

SALVADOR LARROCA

La verdad es que pese a mi aspecto tranquilo, soy un tipo bastante inquieto y probablemente soy el más crítico de entre los críticos con mi trabajo. Nada de lo que hago me suele gustar demasiado. Siempre ando buscando una forma nueva de hacer algo o de cambiar para adaptarme a lo que se demanda. Es la única manera de mantenerme arriba. Desde hace algún tiempo, he venido haciendo discretos experimentos en las páginas, intentando buscar el aspecto adecuado para un proyecto especial.

Ese es el caso del Newuniversal. En los últimos años no estaba muy contento con mis guiones, andaba un poco desilusionado cuando se me ofreció el Newuniversal. Me dijeron que Warren Ellis había solicitado que yo fuera el dibujante porque le habían gustado los experimentos que hice en algunos números de X-Men y pensó que podrían cuadrar aquí. Me ofrecieron el trabajo y cuando me leí los guiones me quede asombrado: “¡por fin algo que me gustaba!”

Rápidamente me puse a pensar cómo hacer el dibujo, ya que más que un cómic parecía una película…. Entonces decidí hacer mi propia superproducción, iba a “contratar” a los adecuados para cada personaje.

Los guiones de Ellis son excepcionales. Sin “peros”.

La aproximación más fotorrealista supone más trabajo. Mentiría si dijera que no. Para mantener la producción le tengo que dedicar muchas más horas al día (si sigo así, me va a faltar día al final). En cualquier caso, el resultado supera con mucho lo anterior hecho por mí (o al menos con esa ilusión lo hago).

CARLOS PACHECO

El proyecto de Green Lantern nace de la manera más absurda del mundo. Una noche estábamos trabajando en el estudio Jesús (Merino) y yo y nos pusimos a hablar acerca de tebeos. En un momento dado nos preguntamos cuál sería el personaje con menos posibilidades con el que hacer cosas. Nos quedamos los dos mirándonos y dijimos al unísono: “¡Green Lantern!”. A raíz de eso comenzamos a fantasear un poco con el personaje.
Más tarde, en San Diego, estaba yo hablando con la mujer de Geoff en una de las cenas y ella me dice lo contento que había quedado Geoff con la JLA/JSA y lo mucho que le gustaría colaborar de nuevo conmigo. Y voy yo y no se me ocurre mejor cosa que decirle que volvemos a trabajar juntos si hacemos Green Lantern. Ella se lo comenta a Geoff y allí mismo acordamos que empezamos a la mañana siguiente. Se lo comentamos a Eddie, que venía de cena con nosotros (era la cena de sus autores) y Eddie se lo comentó a Dan Didio. Quedamos para desayunar y allí nació Green Lantern.
El año siguiente en Chicago, me enteré de que Ethan iba a hacer la miniserie que traía de vuelta a Hal Jordan y nosotros lanzaríamos la serie con un nuevo número uno.

SALVADOR LARROCA

Con Lobdell en Uncanny me cargué a Coloso, a Mariposa, a Moira. No me sentía bien. De hecho cuando maté a Coloso, pensaba que era mentira, que en el número siguiente lo revivirían de una descarga en el pecho. Me pareció muy absurdo que se lo cargaran por ineptitud de los guionistas, ya que el problema es que nunca habían sabido qué hacer con él. Se cargaron a su hermano, a su hermana, a sus padres y al final se lo cargaron a él de un modo absolutamente absurdo en el último número que iba a guionizar Lodbell, con lo que quedaba claro que no había planes para después.

Detalles

SKU: COMDIS
Fecha de publicación: Diciembre 2006

“Cómics Made in Spain”

No hay reseñas.